Blogger Widgets

jueves, 29 de noviembre de 2018

Caja de herramientas del Mediador III: EL SEMÁFORO


Desde Diario del Mediador continuamos con las entradas del blog: la Caja de herramientas del Mediador

Del mismo modo que un mecánico sabe cuando emplear un bruñidor de cilindros o un compresor de aros de pintones para resolver los problemas que puede presentar un motor, el mediador tiene a su disposición diferentes técnicas e instrumentos que se pueden emplear antes, durante y después del proceso de mediación para que este avance y se llegue a un final satisfactorio. A nuestro entender, un mediador tiene que montar su caja de herramientas, incluir aquellas con las que más cómodo se siente, las que mejor domina, las que puede poner en marcha sin problemas.

Esta semana presentamos la técnica del SEMÁFORO.

¿El Semáforo? ¿es una herramienta o técnica? Sí. En ocasiones el mediador puede encontrarse con situaciones en las que las partes mediadas no puedan controlar sus emociones (miedo, enfado, rechazo...), sin embargo resulta extremadamente importante ayudarles, guiarles, a cambiar ciertas reacciones para controlar la carga emocional de los implicados. Aquí entra en juego el Semáforo como herramienta para la gestión emocional aplicada a la comunicación.


¿Cómo funciona un semáforo de tráfico? Sencillo, ante una la luz verde seguimos sin problemas, una luz ambar o amarilla, nos señala que tenemos que tener cierta precaución, y al topar con la luz roja, nuestros sentidos se activan y debemos detenernos ante el peligro, pues algo similar sucede con esta herramienta. Cuando el mediador se encuentra una señal (reacción, comentario, gesto...) que considere una situación de alerta roja ya que es incongruente con el relato o el momento, debe parar y emplear la pregunta para tratar de encontrar el porque de esa señal. 

Ciertamente el estado emocional de las partes en una mediación es un tema a tener muy en cuenta ya que afecta directamente a la comunicación, y por ende, a las decisiones que se alcancen. El mediador deberá guiar a las partes para expresar sus emociones, y al mismo tiempo, tratar de ver que hay detrás de una expresión tipo:

"SIEMPRE me sentí mal"
¿siempre fue así? ¿ nunca hubo momentos de felicidad en la pareja?

"Yo sólo quería un POCO de cariño"
¿cuánto es un poco para usted? ¿qué muestras de afecto necesitaba?

Esperamos que la siguiente infografía os sea de utilidad.



No olvides mencionar a #DiariodelMediador si compartes esta información.





No hay comentarios:

Publicar un comentario