Blogger Widgets

martes, 15 de enero de 2019

ENTREVISTAS con Mediadores: Rocio Martín


Esta semana en Diario del Mediador continuamos con Entrevistas con mediadores, una sección que nace con la idea de dar voz a antiguos alumnos del Curso Superior Universitario en Mediación Civil, Mercantil y Familiar, profesionales del mundo de la docencia, derecho, psicología, medicina... que han apostado por la mediación, y gracias a la formación recibida, han podido acreditarse profesionalmente en los registros oficiales de las administraciones públicas y adentrarse en esta aventura de la mediación sobre la que apostamos y creemos firmemente.

ENTREVISTAS con Mediadores: Rocio Martín


Me llamo Rocio Martín, desde hace 20 años mi actividad principal ha sido la de Mediación de seguros. En este tiempo, he adquirido una formación bastante completa, sobre todo, en el tema de formación y motivación de equipos de ventas. Técnicas como la escucha activa o  el parafraseo, han sido parte de mi trabajo como jefe de equipo y mediador de seguros durante todo este tiempo.

Mi capacidad para empatizar y ayudar, también han sido muy importantes para poder conseguir un lugar destacado en este sector, avalándose una cartera de clientes tan dilatada como fiel.

Además, desde hace 2 años ejerzo como asesora jurídica en un despacho de abogados especializados en la ejecución del procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad y es gracias a esta actividad dónde he podido conocer la función del mediadora mercantil, colaborando con él y participando en diversas sesiones de mediación entre acreedores y clientes, con el objetivo de conseguir acuerdos extrajudiciales de pagos.

Por ello, decido en 2017, formarme como mediadora, obteniendo el titulo en julio de 2018 en el Curso Superior Universitario en Mediación Civil, Mercantil y Familiar, con la calificación de sobresaliente. 

Y aunque la formación académica es muy importante, yo creo que ya nací siendo mediadora. Ahora entiendo muchas situaciones de mi infancia y adolescencia (mediando siempre en las riñas entre compañeros (los profesores me llamaban:” abogada de pleitos pobres”). Siempre era la elegida como delegada de clase o del consejo escolar representando al alumnado. Mediando… siempre mediando

Y ahora emprendo una nueva aventura, abriendo mi propio despacho en el que poder desarrollar todo lo aprendido y experimentado en mi vida profesional.


Una trayectoria muy interesante Rocio, pero ahora, hablemos un poco sobre tu experiencia en mediación aplicada al ámbito civil y mercantil.
Me encanta hablar sobre la Mediación, porque como principal característica de mi personalidad es la comunicación. Considero que es la mejor forma de solucionar cualquier conflicto, sin tener que llegar a una vía judicial, que lo único que consigue es dañar las relaciones entre las personas. 
Yo tengo dos lemas en mi vida: VIVE Y DEJA VIVIR y MAS VALE UN MAL ACUERDO QUE UN BUEN JUICIO.

Partiendo de esta idea Rocio, ¿qué entiendes por mediación mercantil?
La mediación MERCANTIL es la más técnica, la más fría, pero sin dejar al lado las relaciones personales que ellas intervienen. 
En la Mediación Mercantil, por norma general, una de las partes es una persona jurídica, con lo que hay que tener en cuenta más factores (estadísticas, contabilidades, leyes..) que los que nos pudiéramos encontrar en una mediación familiar (de sentimientos, de valores, de relaciones personales, etc.). 
Pero por suerte, la parte jurídica siempre tiene una representación personal, por lo que el factor humano está presente, con lo que gracias a ello, el mediador podrá ejercer y  desenfundar todas las herramientas para conseguir el acuerdo.
Desde tu punto de vista, ¿qué papel juega el mediador?
Voy a tratar el tema que mas conozco por mi experiencia laboral, la Mediación en el Procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad, donde el mediador llevará un proceso de mediación entre acreedores (normalmente bancos) y clientes(con alto índice de morosidad o impagados) para conseguir un acuerdo de pagos acorde a la situación personal de cada caso.

¿Cuáles son los aspectos positivos que podrías destacar? ¿Y los hándicaps que te has encontrado en la realidad de la práctica?
Aunque llegar a una mediación es difícil, ya que en la mayoría de los casos, los bancos ni siquiera participan en la reunión de presentación (con lo que la mediación se cierra), cuando se consigue que el cliente muestre al acreedor o acreedores, su intención de pago pero su imposibilidad de realizarlo por situaciones realmente graves como quiebras, fallecimientos, enfermedades, pero su voluntad de comenzar un nuevo plan de pagos (viable respecto a su situación personal), y la buena fe de hacerlo, en un 90 %, se consigue un acuerdo pactado y rentable para ambas partes, ya que se vuelve a restaurar la relación empresarial entre ellos (algo que no se había podido conseguir sin la mediación).
¿Cómo ves la situación de la mediación a nivel nacional? ¿y a nivel autonómico? ¿Crees que se le da suficiente proyección para que sea conocida?
Actualmente, en España, se están modificando y ampliando artículos y proyectos de ley en lo relativo a la mediación. Por ejemplo la Ley de Segunda Oportunidad tiene un proyecto de cambio a lo referido en la fase de mediación (mejorando plazos y honorarios de los mediadores) 
En términos generales, LA MEDIACIÓN DE CONFLICTOS, debería estar más adaptada a la sociedad. Actualmente se le da más valor a una vía judicial que a una extrajudicial.  
En E.E.U.U, la mediación es obligatoria antes de comenzar un procedimiento por vía judicial (casos que no sean delictivos). 
Ya que vivimos en una sociedad, en la que, los conflictos cada vez son más habituales (por falta de comunicación, por perdida de valores…) la MEDIACIÓN, se debería tener como medida cercana y adaptada en todos las situaciones en las que nos movemos: familiar, escolar, laboral…
Si miramos al futuro, ¿cómo ves la mediación de aquí a unos años?
Desde mi punto de vista, se podría contemplar al mediador como una figura en plantilla en todas las empresas (igual que hay un representante sindical para defender los intereses de los trabajadores), el mediador defendería los intereses(no solo económicos) de todas las partes. 
De la misma forma, la figura de mediador en colegios, centros de salud, residencias, etc. Incluso se debería incluir como una categoría más en convenios colectivos laborales y funcionarios del estado.  
En un mundo de prisas, en el que, lo mecánico, lo electrónico, lo robótico tiene una gran proyección; en un mundo en el que dos personas sentadas en una mesa se hablan a través de una aplicación de teléfono móvil... se debería invertir más en algo o alguien que ayude a relacionarnos como personas, a comunicarnos como seres racionales que somos. 
Y para eso, están los MEDIADORES, que en la mayoría de los casos, tienen una genética especial, conciliadores como yo (desde pequeños), formados y especializados. 
Voy a concluir con una frase que mi padre me ha enmarcado desde pequeña y que creo que me va a ayudar mucho en mi trabajo de mediación: “NO HAGAS LO QUE NO TE GUSTARÍA QUE TE HICIERAN Y COMUNÍCATE PARA QUE TE ESCUCHEN Y NO PARA QUE TE OIGAN”.

Rocio, muchas gracias por tu participación, y por compartir con nosotros tu experiencia, y seguimos adelante para crear es cultura de mediación que todos deseamos.

Además de darte la enhorabuena como profesional medidora y mujer emprendedora en tu nueva aventura con RMS MEDIACIÓN.

1 comentario: