Blogger Widgets

jueves, 7 de marzo de 2013

¿Estamos preparados para ADAPTARNOS?

 
Hoy por hoy nos encontramos en un proceso de cambios muy evidentes. Algunos resultan traumáticos y violentos. Otros, sin embargo, parece que se van implantando paulatinamente y de forma tranquila. Todos ellos son muy notorios y la mayoría de las veces nos asustan. Pero no debemos olvidar que la vida es un continuo cambio, aunque a veces no nos demos cuenta o no queramos darnos cuenta.

Los científicos nos dicen que nuestras células mudan sin cesar, sabemos que cada día es diferente al anterior, la noche sigue al día, la semilla se transforma en planta, tras la tormenta, la calma… Yo misma no me reconozco cuando mi humor varía en un misma jornada Por la mañana me despierto alegre, pero puede suceder que por la tarde me sienta algo abatida por algún acontecimiento que haya tenido lugar al medio día, por ejemplo.
Esto es así, y el síndrome de foto fija que sienten algunas personas con su vida es una ficción y probablemente una resistencia para reconocer la realidad.
Desde mi punto de vista, dentro de estas transformaciones que están funcionando hoy en día y además creo que de forma muy positiva, se encuentra la MEDIACIÓN.
El enfoque desde el que se trata el conflicto y su resolución es muy diferente al que ha dominado hasta ahora, porque los implicados son los verdaderos protagonistas para analizarlo, gestionarlo y resolverlo o intentar resolverlo.
Hasta ahora la fórmula imperante suponía varias premisas que funcionaban en la mayoría de los protagonistas de una disputa:
  • La culpa no es mía, es del otro.
  • No soy el responsable de este problema.
  • No sé cómo he podido llegar a esta situación.
  • Este problema me supera, nos supera.
  • Tienen que solucionármelo y además dándome la razón.
  • Etc…
La mediación es esencialmente un proceso de toma de conciencia, de darse cuenta de que:
  • Tú sí eres el creador del problema, así que revisa la trayectoria.
  • Tú eres el responsable del problema, así que dale respuesta.
  • Tú decides qué vas a hacer y cómo los vas a hacer, ponte en marcha.
En definitiva, tú eres el dueño o co-dueño del problema, así que intenta resolverlo. Recuperas el PODER para gestionar tus conflictos y por tanto tu vida.
En este proceso, un BUEN MEDIADOR es un acompañante que ayudará a los protagonistas a CLARIFICAR, ENFOCAR, PROPONER, DISEÑAR y en definitiva ELEVAR LA CAPACIDAD DE COMUNICACIÓN con el otro y por tanto contigo mismo y CREAR la solución o intentar crearla juntos, es decir, potenciar tu/vuesta CAPACIDAD CREATIVA para hallar salidas, soluciones.
Esto va muy en consonancia con los mensajes que los motivadores, coach, orientadores, consejeros, etc. dan al problema de la fuerte crisis laboral y profesional que estamos viviendo hoy. Emprende, motívate, hazte dueño de la situación, no enfoques el obstáculo como una víctima, actúa, eres el protagonista de tu vida…
Llegados a este punto, conviene que nos hagamos varias preguntas básicas y que vayamos respondiéndolas para saber si nos adaptaremos o nos a esta nueva ola, que no es una moda pasajera, sino una nueva visión que viene para mejorarnos y mejorar nuestra sociedad.
De nuestra flexibilidad y capacidad de adaptación dependerá nuestro éxito.
¿Para qué necesitamos este vuelco de modelo?
¿Qué es lo que queremos?
¿Queremos continuar como hasta ahora?
¿Queremos este cambio de paradigma?
¿Cómo voy a adaptarme a estos nuevos cánones?
¿Estamos dispuestos a pagar el precio de la responsabilidad, de la auténtica comunicación y de la creatividad?


 
Por Marta Antuña Egocheaga

1 comentario:

  1. Comparto totalmente el punto de vista que le das a la crisis económica y como consecuencia, social y de valores que arrastra a nuestra juventud, de un modo muy especial.
    Es una generación entre 35 y 45 años, incluso un poco más, que se encuentran percidos en tierra de nadie. Opositores, con años de estudios a sus espaldas que de pronto no ven salida, jóvenes con una muy buena preparación, que se sienten perdidos.
    A todos ellos, les animo a que lean y compartan el punto de vista de este comentario, a que rompan moldes, que sean creativos, que se olvidesn de donde se han encasillado, lo importante es avanzar sintiendose bien, dueños de su destino y de su vida, aunque tengan que romper con un esquema preestablecido.
    Para todos ellos les animo a romper amarras y dejar volar su imaginación, todos han de ser emprendedores de su propia vida y si necesitan un empujón, un compañero que te anime, un guía que te oriente, ahí siempre estará un mediador.
    Soledad del Campo

    ResponderEliminar