Blogger Widgets

lunes, 20 de febrero de 2017

El éxito de la Mediación


Respecto a la Mediación... ¿siempre resuelve el conflicto? En ocasiones podemos caer en la idea errónea de que un proceso de mediación siempre terminará con un acuerdo, con la resolución del conflicto, pero desgraciadamente no es así. 

El 70% de los procesos de Mediación termina sin acuerdo, así a voz de pronto un poco catastrófico, si le damos la vuelta tenemos que un 30% de los conflictos se resuelve por la Mediación, mejor así ¿verdad?

¿Acaso la Mediación es una herramienta inútil? ¿Está nuestro país preparado para ella? ¿Será que no somos capaces de entender en que consiste la Mediación? ¿Sabemos los usuarios qué es?

Ante todo, que no cunda el pánico, la Mediación es efectiva y funciona, quizás el punto clave sea el desconocimiento o la falta de hábito del público en general. Ahí entran en juego los mediadores, que no sólo deben ser buenos profesionales en su rama (abogado, psicólogo, médico, educador...) sino que deben contar con una formación completa que les capacite para trabajar con los conflictos en todas y cada una de sus dimensiones e implicaciones, y así garantizar, en la medida de lo posible, el éxito del proceso.

Es un método de resolución de conflictos más humano, más rápido y más barato, pero nadie dijo que fuera fácil, requiere un trabajo y una implicación que si no se trabajan adecuadamente, el proceso puede desencadenar en un cierre sin acuerdo. Sin embargo, una mediación bien gestionada que se resuelva con un acuerdo consensuado, es doblemente positiva, no sólo resolvemos el problema que nos llevó a participar, sino que nos genera gran satisfacción por un trabajo bien hecho.

Un error al valorar el éxito de la mediación es equipararla a la vía judicial, es decir, cuantificar su valía en éxitos o fracasos, debemos mediar sin medir. La mediación encuentra su valor en el modo en el que la calidad de vida y relaciones de las partes implicadas mejoran, aún sin alcanzar un acuerdo total o parcial, es beneficiosa. Las partes pueden controlar en todo momento el proceso y el diseño de acuerdos conforme a su interés, se aborda el problema tal y como las partes lo viven. No se viene a pelear o a imponer, sino satisfacer el interés de cada uno. Quizás nos falta cierta cultura de mediación, para entender esta simple idea.

Apostar por la medición no sólo es inteligente, por todos los beneficios que conlleva, sino que a la larga puede resultar gratamente beneficiario para todos, pues aprender a resolver los conflictos que se presentan a lo largo de nuestra vida desde el punto de vista de la Mediación, ofrece posibilidades de cambio a nivel personal que dudosamente se generarían con un auto judicial.


1 comentario:

  1. Entiendo que tan solo se puede utilizar la mediación cuando ambas partes aceptan este método.
    El poder dialogar con la parte "contraria" permite recibir una disculpa o adquirir un compromiso de que lo que ha motivado el conflicto no vuelva a ocurrir.
    Por otra parte creo que es sanador poder expresar cómo se siente "uno" ante la actitud del "otro"..
    A menudo valoramos las intenciones sin más. Dando por hecho lo que piensa el otro.
    Basilio Manuel Fdez. Franco

    ResponderEliminar